Síndrome del túnel radial y parálisis del nervio interóseo posterior.

Síndrome del túnel radial y parálisis del nervio interóseo posterior.

Anatomía normal del codo y antebrazo

El codo y el antebrazo forman una unidad funcional en la cual su rol primario es colocar de una forma precisa la mano en el espacio. El codo tiene un brazo de palanca larga y mueve el antebrazo y la mano 130° cubriendo mucho del espacio funcional que se usa en las actividades de la vida diaria, y en cierta forma el codo es considerado la articulación simple más importante de la extremidad superior, siguiendo solo a la articulación carpometacarpal del pulgar. El espacio funcional se define como el espacio que está directamente en frente del cuerpo de una persona que está justo por debajo del nivel de los ojos y sobre el obligo. Como la articulación del codo cubre completamente el espacio funcional por las características de su arco de movimiento, entonces no se ha encontrado aun una posición satisfactoria para fusionar la articulación del codo cuando ha sido destruida por una lesión o una enfermedad.

La anatomía del codo se entiende mejor pensando en que se compone de 3 capas. La primera capa es la capa de hueso, la segunda capa es la capa de ligamentos y la tercera capa es la capa de músculos la que contiene las arterias y los nervios que viajan a través.





Articulación del Codo y antebrazo, vista de frente y lateral.



La primera capa se compone de 3 huesos que se unen para formar la articulación del codo. La articulación del cuerpo se localiza en el extremo inferior del hueso del brazo (humero), y en el extremo proximal del radio y el cubito que son los 2 huesos del antebrazo.
Estos 3 huesos permiten que el codo se doble (flexione) y se desdoble (extienda) en un tipo de movimiento, y el antebrazo permite que se rote la palma de la mano hacia arriba (supinación) y la palma hacia abajo (pronación). La superficie articular del codo se cubre de cartílago hialino que forma una capa acojinada que permite un movimiento suave y libre de dolor con el movimiento del codo.




Ligamentos del Codo y el antebrazo





Ligamentos laterales del codo vista lateral y medial.



La segunda capa del codo y el antebrazo es la capa capsular y ligamentaria que está compuesta de tejido de colágeno. La capa de ligamento del antebrazo se conoce como membrana interósea. El tejido de colágeno que forma la capsula articular del codo normalmente es muy delgada con excepción en la parte de adentro (medial) y de afuera (lateral) del codo donde esta capa de colágeno esta más gruesa formando los ligamentos del codo. Estos ligamentos proveen de estabilidad pasiva de la articulación del codo, manteniendo el humero, radio y cubito unidos entre sí, permitiendo que funcionen como una unidad.


Compartimento flexor del antebrazo, y el compartimento “masa móvil” de Henry



Músculos flexores y extensores del codo.



La tercera capa del codo y el antebrazo es la capa de músculos y se compone de varios grupos musculares que pasan a través del codo y el antebrazo desde su origen hasta su porción final en el codo o el antebrazo. Los músculos del brazo que pasan a través del codo incluyen músculos como el tríceps en la parte posterior del brazo, el braquial y bíceps en la parte frontal del brazo. Los músculos del antebrazo que pasan a través de la articulación del codo se dividen en 3 compartimentos, cada compartimento contiene múltiples músculos que trabajan para mover el codo, antebrazo, muñeca y mano en direcciones especificas. Los 3 compartimentos son: 1- El compartimento extensor 2- El compartimento flexor 3- El compartimento “masa móvil” de Henry. El nervio cubital, mediano y radial pasan a través del codo y el antebrazo entre las capas de músculos e inervan los músculos de estos compartimentos como los de la mano.

Patología

El síndrome del túnel radial y la parálisis del nervio interóseo posterior los 2 resultan de la compresión nervio interóseo posterior con una compresión más severa se presenta la parálisis. El nervio interóseo posterior es la rama motora del nervio radial que sale del borde lateral del codo cuando se separa de la rama sensitiva llamada nervio radial superficial. El nervio interóseo posterior entra al musculo supinador por un arco fibroso llamado la Arcada de Froshe, la presencia de esta banda fibrosa en la trayectoria del nervio interóseo posterior, una rama de la arteria radial llamada vasos de la correa de Henry y en ciertas ocasiones una nada cística o Ganglión de la articulación que puede comprimir en nervio en pacientes con artritis reumatoide. Con la compresión leve, en el síndrome del túnel del radio se presenta con dolor, debilidad y fatiga del brazo como resultado de actividades repetitivas o como resultado de un traumatismo directo. Cuando la compresión se hace más severa, hay una debilidad más severa y una inhabilidad para elevar los dedos al nivel de las la articulación metatarso falángica de la mano, que es el sello de la parálisis del nervio interóseo posterior. Una parálisis del nervio interóseo posterior que no ha presentado una herida y es severa y progresiva se considera como resultado a un tumor hasta que se haya comprobado lo contrario. Una resonancia magnética nuclear del antebrazo en esta caso se indica. Si no hay tumor, la resonancia magnética nuclear puede confirmar atrofia en los músculos inervados por el musculo interóseo posterior incluyendo el musculo extensor cubital del carpo, extensor común de los dedos, extensor largo del pulgar, extensor del índice, abductor largo del pulgar y extensor corto del pulgar.


El síndrome del túnel del carpo puede acompañarse de codo de tenista en 5-30% de los casos y se debe considerar descartarlo siempre que se maneje codo de tenista debido a que la liberación del codo de tenista no resuelve los síntomas del síndrome del túnel radial con resultado de persistencia de dolor en la parte lateral del codo y dolor en la parte dorsal del antebrazo.

Tratamiento

La mayoría de los casos del síndrome de túnel radial puede resolverse con modificación de la actividad, programa de ejercicios en casa, inyección con esteroides y un programa de terapia física dirigido. La clave en el programa de terapia física es realizar estiramientos de la fascia de los músculos que están atrapando la porción del nervio interóseo posterior. Después de 3 meses de terapia supervisada son suficientes para resolver el problema. Los ejercicios se basan en estiramientos directos de los músculos constreñidos y la fascia. Sin embargo si hay bandas fibrosas, gangliones o defectos vasculares que no responden normalmente con el estiramiento y requieren liberación quirúrgica. La cirugía consiste en una pequeña incisión sobre la porción dorsal del antebrazo y toma aprox 15 minutos en realizarse. Solo el brazo es el que se anestesia y se permite el uso de la mano inmediatamente después de la cirugía.

Quick Jump: